IVA soportado e IVA repercutido, cómo diferenciarlos

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin

Ejercer una actividad como PYME o autónomo, independientemente de cuál sea, conlleva ciertas responsabilidades y obligaciones. Una de las más importantes es la gestión de las facturas emitidas y las recibidas a lo largo del trimestre o, lo que es lo mismo, la presentación de la declaración trimestral del IVA, obligatoria para justificar las operaciones realizadas durante un determinado periodo.

Seguramente habrás escuchado hablar del término IVA y tienes una idea general sobre lo qué es. Sin embargo, no todos saben que este impuesto se divide en IVA soportado e IVA repercutido, ni cómo se calcula cada uno de ellos a la hora de realizar la liquidación trimestral que se debe presentar en Hacienda. En tanto que la aplicación del IVA no es igual para vendedor y comprador, el cálculo de ambos tipos también es diferente.

Cómo calcular el IVA en tu declaración trimestral

Para saber más, lo primero será definir qué es el IVA. El IVA es el Impuesto sobre el Valor Añadido que, dependiendo de quién haya sido el receptor y el vendedor del servicio o producto, se diferenciará en dos tipos:

  • IVA soportado, en la que la empresa actúa como cliente para adquirir otro servicio o producto necesario para el desarrollo de su actividad económica. En su actuación como cliente, el IVA se calcula en función del bien, producto o servicio que adquieres, diferenciándose en general (21%) para gasolina, luz o ropa, reducido (10%) para hostelería o actividades deportivas y superreducido (4%) para productos básicos como pan, leche, libros o medicamentos.
  • IVA repercutido, que será el que la empresa cobre a los clientes que consuman su producto o servicio. La empresa o el autónomo estipulará un precio sobre el producto o servicio que ofrezca y, dependiendo de la actividad económica que desarrollemos, se aplicará un tipo u otro.

IVA a pagar = IVA repercutido – IVA soportado

Una vez diferenciados habrá que presentar el modelo 303, correspondiente a la declaración del IVA. Para que la deducción de los gastos se aplique, es necesario presentar la factura que lo justifique. Por suerte para ti, con el software de facturación online de Wink las facturas se almacenan, añadiendo impuestos por línea según la actividad de tu negocio, de forma que no tengas que preocuparte de más por tus impuestos.

Wink, una solución digital que te ayuda en la declaración trimestral del IVA

El software de facturación online de Wiwink se adapta a las necesidades de tu negocio. Esto significa simplificar cada paso en tu facturación, desde la emisión de facturas con plantillas personalizadas con elementos corporativos, a la recepción de pagos y envío de documentos a tu asesor todo desde una plataforma única, sin errores y sin perder tiempo ¿A qué esperas para probarlo?